Cada cosa en su sitio con estilo y un sitio para cada cosa

Un armario a medida nos permitirá aprovechar bien todo el espacio del que disponemos. No conviene escatimar en esta inversión, pues es un elemento que vamos a usar a diario.

1. Un buen armario nos facilita la vida cada dia.

Buscar la ganga puede ser un error en inversiones tan fundamentales del hogar como los armarios. «Son elementos que vamos a usar durante años, muchas veces al dí­a», afirma José Ramón Ochoa, de INTERNI “Que no golpee, que cierre bien… nos va a facilitar las tareas cotidianas, lo que al final supone una mejor calidad de vida”, quien añade que «en INTERNI cuidamos que todos los elementos están diseñados perfectamente, por eso, podemos garantizar un uso sin problemas de nuestros armarios durante un mínimo de 10 años”.

2. Montaje: confiar solo en expertos profesionales.

Empotrado o exento, un armario a medida es el único modo de aprovechar bien todo el espacio disponible. Es muy importante que su montaje se lleve a cabo por profesionales, ya que se debe extremar el cuidado al colocar todos los herrajes, rodamientos, etc. y estar bien sujeto a las paredes. Si el armario no se coloca a escuadra y ajustado con precisión, ello hará que los mecanismos se encuentren desequilibrados y no trabajen de manera correcta, sino de un modo forzado, lo que provocará que no funcionen bien y, además, acabarán por estropearse.

3. Triunfan los diseños textiles y el efecto pizarra.

Aunque siguen siendo posibles los armarios con los clásicos lacados en blanco, triunfan los laminados, especialmente los de aspecto textil, que ofrecen la riqueza estética de las telas, a las que son similares tanto al tacto como a la vista. Tienen también gran aceptación los laminados de efecto pizarra, disponibles en una amplia paleta de colores.

4. Todo cuenta: herrajes y bisagras de calidad. 

No importa solo la calidad de puertas o estantes, es igualmente fundamental que se utilicen herrajes, bisagras, barras o perfiles que cumplan con los máximos estándares de fabricación. Estos componentes no se ven, pero van a hacer que todo funcione y que nuestro dí­a a dí­a sea más fácil. Las reticencias que en el pasado se han tenido sobre las puertas correderas no tienen ya fundamento: los herrajes actuales están muy evolucionados y llevan frenos y seguros que evitan golpes y portazos o que las puertas se descuelguen de su guí­a. Además, las puertas correderas nos ahorran espacio.

5. Combinar con cortinas y ropa de cama.

A la hora de elegir la estética de armarios y roperos es mejor decantarse por tonos neutros, como la gama de los colores tierra y piedra, que no nos cansarán. Para renovar el estilo o introducir un fogonazo de color en la estancia, es preferible jugar con la ropa de cama o con las cortinas, que suponen una inversión mucho menor.

http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/tendencias-hogar/2016/03/31/cada-cosa-sitio-839869-2151027.html